VIAJES A MARRUECOS

VIAJES A MARRUECOS

Los viajes a Marruecos son, sin duda, una experiencia para los cinco sentidos. Marruecos es uno de los países más exóticos de África. Sus contrastes, impresionan al viajero. De la paz del desierto al bullicio de la ciudad. De lo salvaje de sus costas a las refinadas artesanías.

 ¿Por qué viajar a Marruecos?

Existen infinitas razones para hacer viajes a Marruecos, pero la más destacada es que es un lugar distinto a todo lo que conocemos.  Las diferencias culturales son parte de su atractivo, así que déjate llevar y sumérgete en su estilo de vida. Estas son algunas ciudades que no pueden faltar en tu ruta.

Casablanca

Ciudad mítica gracias al séptimo arte, es la capital y una ciudad moderna y cosmopolita. Allí se encuentra la Mezquita de Hassan II, que es la segunda más grande después de la de la Meca. Los turistas no pueden entrar, pero la arquitectura exterior y la llamada a la oración son impresionantes.

Fez

Fez es la cuna de la cultura árabe y otra parada obligatoria. En esta antigua ciudad se pueden contemplar madrasas impresionantes, la medina medieval de el-Bali y un maravilloso zoco. Es un lugar para perderse entre calles laberínticas y admirar el trabajo de los artesanos.

Merzouga

En Erfoud-Merzouga se inician las excursiones por el Sáhara. Recorrer la inmensidad del desierto es una de las experiencias más increíbles que puede vivir una persona.

Marrakech

Una visita imprescindible en todos los viajes a Marruecos. Se la conoce como la Ciudad Roja, llamada así por el color característico de sus murallas. Conocer esta ciudad es una aventura inolvidable. Tanto de día como de noche, es un lugar lleno de estímulos, música, bazares y gastronomía exótica.

¿Qué debo saber si voy a viajar a Marruecos?

En todos los viajes a Marruecos hay que tener en cuenta que el regateo es una de las señas de identidad del país. Es algo intrínsecamente vinculado a su cultura, por lo que casi todo se puede regatear. Muchos turistas sienten algo de recelo ante el regateo y para ellos existen algunas tiendas con precios fijos, aunque no es la norma.

Lo ideal es tener en mente que es una especie de juego. Para el comerciante es parte de su rutina y no significa para nada que la situación sea violenta o incómoda. Ellos harán que se enfadan ante las propuestas que les hagas, pero no es nada personal, sino que forma parte del juego.

Equipaje imprescindible para tu viaje a Marruecos

Los paisajes y las ciudades de Marruecos son sorprendentemente fotogénicos. Querrás inmortalizar cada momento, retener la imagen de cada rincón pintoresco. Además de la cámara de fotos, no olvides llevarte varias tarjetas de memoria.

El sol es intenso en África por lo que no debe faltar protección solar y ropa apropiada, como algún gorro y gafas de sol. Analgésicos por si acaso y medicamentos para los problemas digestivos, muy comunes en los turistas.

En ciudades más modernas como Marrakech, Essaouira o Rabat, el código de vestimenta no es tan rígido como hace unos años y es fácil ver turistas vestidos de forma muy casual. Sin embargo, es aconsejable que, especialmente las mujeres, vistan de forma discreta. Por desgracia, aún hay muchos hombres que se permiten acosar con miradas o gestos obscenos. Al llevar un atuendo que nos permita pasar desapercibidos, el viaje será mucho más tranquilo en ese sentido.

Consejos antes de viajar a Marruecos

La moneda oficial del país es el dirham, así que el viajero deberá hacer un cambio de divisa. A veces, hacerlo en el país de origen supone pagar más comisiones, por lo que se recomienda hacer el cambio allí mismo. Se puede hacer en una casa de cambio, en los bancos e, incluso, en algunos hoteles. En algunos comercios pueden admitir el pago en euros.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que Marruecos, al ser un país musulmán, tiene prohibido el consumo de alcohol. Se puede encontrar en algún restaurante dirigido exclusivamente a turistas, pero puede ser bastante caro, ya que el gobierno obliga a pagar una tasa extra.

Hay quien dice que Marruecos es un país peligroso. En realidad, no lo es más que cualquier otro lugar. Como en todas partes puede haber robos, estafas y reacciones violentas, pero son situaciones fácilmente evitables si no nos despistamos y no nos metemos en zonas conflictivas.

Marruecos está lleno de sorpresas que no te dejarán indiferente. El ciudadano marroquí, por lo general, es hospitalario, espontáneo y alegre con los forasteros. Su cultura es tan distinta que puede ser chocante pero, si te dejas llevar, disfrutarás de una experiencia tan increíble que te marcará de por vida.

Emilio Dominguez
emiliodh@viajes-personalizados.es
Sin comentarios

Publicar un comentario

diecinueve + diez =